Diciembre 15, 2018

La fascinación que ejerce la ciudad marroquí de Tánger pasa por su luz, la arquitectura de su medina, su pasado diplomático y glamuroso, su ambiente efervescente... y, por supuesto, por su gastronomía.
Tánger huele a especias, a ras el hanout y a canela; sabe a cuscús y a té con menta; supone una explosión de color y de exotismo irresistibles para nuestro paladar. No dejes de probar estos manjares:

Considerada la puerta de entrada de África y la capital del Estrecho, Tánger desprende magia, exotismo y una personalidad única, resultado de su mezcla de cultura islámica, cristiana y judía. 7 cosas de Tánger que te enamorarán.

1.- La plaza de la Kasbah, donde se erige el bello Museo de la Kasbah.

Publireportaje, contenido patrocinado por FRS.

Desde la Península Ibérica, desde la orilla del Océano Atlántico, Tánger se dibuja como el perfil de la última ciudad ante la inmensidad del océano. Unos 18 millas náuticas de mar se abren entre el puerto de Tarifa y el de Tánger que se convierte en una interesante, cómoda y rápida travesía si el viento de levante no se manifiesta.