Hace tiempo ya que los estancos dejaron de ser unos sitios oscuros embueltos en una densa nube de humo de toda la gente que fumaba dentro.