Te comprendo. Conozco esa sensación que te envuelve cuando te apetece cenar en plena temporada alta y sabes que el casco histórico estará a tope de gente (y de encontrar aparcamiento ni hablemos).