Diciembre 17, 2018

Visión de Tarifa

Julio 30, 2009

Hay una Tarifa: esa de la chancla, el pantalón corto, la libertad que proporcionan los deportes asociados al viento y las salidas nocturnas. Una Tarifa en la que se mezclan gentes de cualquier parte, dónde no existen las fronteras, ni las españolas ni las europeas. Esa Tarifa que acoge, que se desvive por el turista que va de paso, el que se para a tomar un café en una terracita de la Alameda, el que compra un trozo de pizza para cenar y se la toma en plena calle.

Esa Tarifa que arropa a familias que hacen la compra en el hipermercado o se dan una vuelta por la plaza para llevarse a casa pescado fresco: los que lo fríen en ese minúsculo apartamento de verano por el que han pagado un precio siempre excesivo.

Pero ¡cuidado! Esta Tarifa se esta transformando poco a poco. El turista cada vez se sienta menos en las terrazas, cada vez va más a los hipermercados, cada vez recorta su estancia a menos días, cada vez hace menos compras en la cara y prohibitiva (para los tarifeños) calle de Batalla del Salado, cada vez va más de camping y menos de apartamento.