El comercio local es comercio justo porque la riqueza que genera se queda en el pueblo. El comercio local crea un sistema económico cíclico del que nos beneficiamos y enriquecemos todos. Una comunidad que participa en el comercio local es una comunidad que apuesta por su futuro.