Enero 16, 2019

Buena comida, buena música y un no se qué que te obliga a volver. Un bar de tapas desenfadado y divertido en el que descubrir la comida de siempre como nunca. Clásicos como la ensaladilla o el salmorejo van de la mano de sashimis, cebiche y tartar en una carta fresca y apetecible.