Hace unos días me visitó una amiga y decidimos dar un paseo por la Alameda porque le llamó la atención las palmeras altas que la recorren.