Un viento con marca de identidad propia, unas playas que nunca olvidarás, una historia con profundas raíces, leyendas, románticas puestas de sol y un colorido abanico de culturas conviviendo en armonía bajo una energética luz que da nombre a esta costa. Eso es Tarifa.

Pocos circuitos turísticos son capaces de ofrecer tanta riqueza arqueológica, cultural y natural como la asombrosa Ruta de los Pueblos Blancos. Esta vasta región que se extiende a lo largo de las comarcas de la Sierra y de Janda, en la provincia de Cádiz, y de la Serranía de Ronda en Málaga es un conjunto de pintorescos pueblos encumbrados en los cerros y un reservorio histórico de inapreciable valor. Las huellas romanas, bereberes y medievales testimonian en cada rincón el relato de un tiempo pasado que,

Tarifa tiene un magnetismo especial solamente perceptible por aquellos pobrecitos que hemos caído rendidos a sus encantos. Para enamorarse de Tarifa sobran las razones. Cada uno tenemos las nuestras. Nosotros hemos hecho una lista de unas treinta más o menos, las hemos metido en una bolsa y hemos sacado las primeras diez al azar. Este ha sido el resultado.

La Linea de la Concepción está situada en el Istmo de tierra que se une con el Peñón de Gibraltar. En este istmo se construyeron bunquers para defender a las costas y posibles invasiones, con el tiempo esta muralla o linea de contravalación fue creciendo ya que para suministrar a los ejércitos se fueron asentando artesanos y comerciantes.

La sierra gaditana es bastante amplia, y sus pueblos preciosos enclavados entre montañas o valles, en plena naturaleza. Hacer rutas y descubrirlos es un placer. Pasear por sus calles empedradas, el campo, visitar alguna pequeña iglesia o simplemente sentarnos a disfrutar del paisaje.

En este rincón gaditano podrás disfrutar de un gran cultura histórica, flamenca y gastronómica. El legado monumental es muy amplio desde los yacimientos  de Mesas de Asta, el Alcázar, Melgarejo y los restos del recinto almohade.