Diciembre 16, 2018

Volando Voy. Naturaleza, deporte, cultura y vida en el paraíso gaditano

By Junio 18, 2014 3881 0

Un viento con marca de identidad propia, unas playas que nunca olvidarás, una historia con profundas raíces, leyendas, románticas puestas de sol y un colorido abanico de culturas conviviendo en armonía bajo una energética luz que da nombre a esta costa. Eso es Tarifa.

En esta cuidad arrinconada entre dos mares al sur del norte, el tema viento es comparable a lo que significa la lluvia para los ingleses. Prácticamente todas nuestras conversaciones aquí en Tarifa, empiezan con algún comentario trivial respecto el estado del viento de ese día, de los días pasados o de los que vendrán. Conversar sobre el viento es nuestro rompehielos. Realmente no podría ser de otra manera. En Tarifa el viento domina y condiciona nuestras vidas de una forma peculiar a todos los niveles. El viento aquí no tiene término medio. Es impredecible e irregular, y dependiendo de su intensidad puede ser tan agradable como azotador.
Antes de que llegase la industrialización de la energía eólica y antes de las invenciones del windsurf y el kitesurf, el viento para muchos en Tarifa era casi una maldición. No es fácil convivir durante semanas con ráfagas de viento intenso a 130km/h, noche y día (el récord está en 166 Km/h, en diciembre del 89). A ese viento lo llaman Levante, y cuando no es muy fuerte se puede aguantar, pero cuando se pone impertinente pesa como una losa. En las calles no hay ni un alma y el ánimo de la gente se marchita. Pero luego viene el poniente, que trae aire cristalino, limpio y fresco. Son los mejores días de playa, reina el buen rollo y la gente sale a disfrutar y a socializar. Y de vez en cuando, casi como un regalo de los dioses, viene la brisa o mejor, la calma chicha. Relajación absoluta, se huele el mar desde la Puerta de Jerez y en la oscuridad de la noche se pueden hasta escuchar sus olas.
El turismo llegó relativamente tarde a Tarifa, en gran medida por culpa del viento. Nadie sabía que hacer aquí mientras las rubias suecas y los Pajares-Esteso tomaban el sol en Benidorm. El litoral español estaba lleno de opciones más interesantes que Tarifa para pasar unas plácidas vacaciones. Pero en los últimos 30 años Tarifa ha experimentado una proyección turísticas muy elevada gracias, como no, al viento. Paradojas de la vida, el viento se ha convertido en el maná, ha pasado de ser una maldición para convertirse en una auténtica bendición para el motor económico de Tarifa.
Gracias al windsurf  primero, y al kitesurf después, y por supuesto al estilo de vida que estos deportes generan, Tarifa ha dejado de ser el patito feo de los destinos turísticos para convertirse en la princesa del baile. Habrá opciones mejores o peores que Tarifa para pasar las vacaciones, pero lo que es seguro es que Tarifa ofrece lo que pocos destinos turísticos pueden ofrecer a nivel mundial. Bellas playas extensas y una temperatura agradable hacen de Tarifa todo un paraíso terrenal asequible y cercano para un gran número de potenciales turistas. Con más de 50 km de litoral, tienes muchos sitios para escoger tu cachito de playa preferido. Además, el municipio presenta muchas otras alternativas fuera de la escena de los deportes acuáticos de riesgo. En el plano cultural hay varias zonas con restos prehistóricos como es el caso de la Cueva del Moro y el yacimiento de los Algarbes, o restos de la época romana como la ciudad de Baelo Claudia, siendo este uno de lo más importantes de la provincia de Cádiz. Escenas musicales de distintos géneros se palpan por todos los rincones. Moda y estilo fluyen al ritmo generacional como en cualquier otra ciudad-marca-tendencias. La variedad gastronómica es tan extensa y variada como la diversidad de nacionalidades residentes aquí.  Y no solo de windsurf y kitesurf vive Tarifa, el entorno facilita la práctica de otras actividades como la bicicleta, la escalada, el avistamiento de aves y cetáceos en su entorno natural, el senderismo, su proximidad a Marruecos y todo lo que ello aporta y significa por citar solo algunas de las cosas que tienen a visitantes y residentes loquitos por Tarifa.
       


Vota
(1 Vote)

Escribe un comentario

Asegúrate de escribir toda la información requerida, marcada con un asterisco (*). Código HTML no está permitido.