Diciembre 19, 2018

Cosas que hacer y sitios que ver

By Junio 18, 2014 6096 0

El casco histórico de Tarifa resulta un lugar fantástico para recorrer. Está formado por numerosas calles estrechas sin ningún orden urbanístico que, a su vez, están constituidas por casas blancas con sus característicos balcones florales, haciendo referencia a la arquitectura típica de Andalucía. Además, el casco histórico de la ciudad se encuentra rodeado por antiguas murallas medievales, donde se pueden diferenciar dos tramos importantes,

un primero correspondiente a la época islámica y un segundo que hace referencia a gran parte del casco antiguo; su función prioritaria era la dar protección a todos sus ciudadanos.

Estas murallas están datadas entre los siglos X y XVI, y fueron declaradas en el año 2003 como un "Bien de Interés Cultural”. Además, se conservan extensos tramos originales o integrados formando parte de edificios, lo que hace de ello un recorrido idóneo para pasear. Un ejemplo de ello es el paseo arbolado de la Alameda dirigido a los peatones, construido en la segunda mitad del siglo XIX, donde desemboca hacia el extremo sur con el monumento que hace honor a Guzmán el Bueno. Asimismo, las murallas se encuentran en un magnífico estado, sin embargo, tan sólo conservan una de sus puertas, en este caso, la Puerta de Jerez, ubicada en la parte norte del casco antiguo y constituida por tres arcos continuos.


Por otra parte, dentro del casco antiguo se localizan algunos de los monumentos más emblemáticos de la zona de gran interés turístico para visitar, como por ejemplo la iglesia de San Francisco, levantada a inicios del siglo XVI y reedificada posteriormente en el año 1797. Se encuentra ubicada en la calle de San Francisco y está constituida por una fachada sobria de estilo neoclásico y barroco. En su interior se encuentra la imagen del "Cristo del Consuelo", venerada por muchas personas.
También tenemos la iglesia de San Mateo, construida a inicios del siglo XVI en el mismo centro del casco antiguo de la ciudad de Tarifa con un estilo gótico. Cabe decir que la iglesia fue reconstruida entre los siglos XVIII y XIX, y su mayor punto de interés corresponde a unas de sus fachadas del Evangelio, donde destaca la Puerta del Perdón, lugar por el que desfilaban los presos que obtenían el indulto si se ofrecían voluntarios para alistarse en el ejército que defendía Tarifa de las tropas invasoras.
La iglesia de Santa María, construida a finales del siglo XIII sobre una mezquita islámica situada en la Plaza de Santa María, es una de las zonas más antiguas de la ciudad, cerca del Castillo de Guzmán el Bueno y junto al Ayuntamiento. Asimismo, esta zona es ideal para realizar un paseo gracias al magnífico ambiente que hay y a la gran cantidad de bares cosmopolitas abiertos durante todo el año. Esta iglesia está constituida por un total de 3 naves, la central más ancha y las laterales más delgadas, y una fachada principal.
Seguidamente, al sur del casco antiguo de Tarifa, muy próximo a la costa y en una zona estratégica entre la ruta Europa - África, se encuentra el Castillo de los Guzmanes, fortaleza que mandó ser construida por el Califa Abderramán III en el año 960 sobre las ruinas de una antigua población romana, con multitud de modificaciones en los años posteriores. Este castillo, se denomina como tal por la heroica gesta que mantuvo Guzmán el Bueno al no dar la ciudad a los musulmanes mientras observaba desde tu torre principal la muerte de su hijo. El mayor atractivo de este castillo reside en la llamada Torre de Guzmán el Bueno, un torreón octogonal de 40 metros de altura, construido a mediados del siglo XIII y que presenta una magnífica conservación.
Por otra parte, en el exterior de las murallas medievales de Tarifa, en concreto al Oeste del torreón de Guzmán el Bueno, se localiza el Castillo de Santa Catalina. Este castillo que hacía la función de fuerte fue construido en un cerro con el objetivo único de vigilar las baterías de la isla de las Palomas. Este pequeño islote se encuentra unido a la población de Tarifa mediante un espigón artificial localizado en las cercanías del puerto.
Viajar a Marruecos desde Tarifa es facilísimo. Aprovecha que estás aquí para hacer una excursión a Tánger de 1 día si no dispones de mucho tiempo. Las dos navieras que hacen el trayecto Tarifa-Tánger en ferry en solo 35 minutos también organizan este tipo de viajes en grupo desde 49€ para empaparte de su riqueza cultural. Te llevan en autobús por Tánger, te dan de almorzar en un restaurante típico marroquí con espectáculo de música tradicional, te llevan a de visita turística con guía por el Zocco, el palacio de artesanos, el mercado de especias, el Kasbah y la ciudad moderna y también te llevan de compras para que vuelvas cargado de souvenirs. Puedes comprar online billetes abiertos durante 1 año en TodoTarifa.com. FRS también organiza el mismo tipo de viajes a Tetuán por las localizaciones donde se rodó la exitosa serie de televisión El Tiempo entre Costuras.
Si durante el trayecto a Tánger no viste ballenas ni delfines te aconsejamos que no te pierdas la increible experiencia a ver estos majestuosos animales en su entorno natural con Turmares o Firmm, empresas serias y establecidas que valoran esta delicada actividad y se preocupan por la conservación del medio y por enseñarte a conocer estos inteligentes e interesantes animales y su sensible hábitat.
Pero lo que seguro te apetece hacer es un curso de kitesurf, el deporte de moda en Tarifa. Existen muchas escuelas para aprender, unas mejores que otras por su formalidad, su infraestructura y su experiencia. El kitesurf es un deporte de riesgo y es importante preguntar si tienen seguro de responsabilidad civil, material de última generación y titulación antes que dejarte convencer solamente por el precio. Nosotros te recomendamos WaveBandits o Hot Stick, pero déjate llevar por tu intuición y no te prives de conocer este apasionante deporte que en Tarifa se practica con especial intensidad.
Otro aspecto característico de Tarifa es su gastronomía. Para empezar la materia prima de fruta, verdura, carne y pescado que puedes encontrar en el mercado y en las tiendas de barrio son de excelente calidad. Olvídate de comprar productos envasados o congelados y prueba la carne de retinto, un producto autóctono de gran sabor. El voráz, una especie de besugo que solo se da por aquí. La fruta y verdura de temporada de la huerta de Conil que venden en la frutería de barrio sabe como la de antes.
Y si no te apetece cocinar y quieres salir a comer, cenar o tapear, Tarifa cuenta con un gran número de establecimientos especializados en cocina tradicional andaluza y bares para tapear como La Jara o La Alameda en el Paseo de la Alameda, El Caserón en Huerta del Rey, El Morilla, El Ombligo, La Casona o La Garrocha en el casco histórico o La Olla frente al puerto. Restaurantes especializados en pescado que sirven género muy fresco como El Mirlo en Punta Paloma,
El Puerto, muy cerca del puerto o la Freiduría la Palmera en la Calzada. También hay una gran oferta de otros tipos de comida como carne a la brasa o restaurantes italianos que sirven pizza al horno de leña como La Trattoria en el Paseo de la Alameda o La Oca da Sergio en la Calzada y La Picola Tentazione también en la Alameda y Terra Mia frente al castillo de Guzmán para una buena pasta casera. Otras recomendaciones son Delicatessen en la graciosa Plaza de Oviedo, La Cuadra en la encantadora Plaza de San Martín para comida Tex-Mex y otras delicias más tradicionalmente andaluzas o el Souk, un clásico de cocina marroquí y sabores asiáticos en la calle Mar Tirreno.
El santuario de la Virgen de la Luz está situado a 8 kilómetros de distancia de Tarifa. Este templo construido en el siglo XVI está diseñado en planta de cruz latina, y formada por una capilla mayor y tres naves. Es aquí donde se guarda la imagen de la "Virgen de la Luz", patrona de Tarifa. La primera semana de septiembre celebra su romería con una peregrinación al santuario y una cabalgata agrícola declarada «Fiesta de Interés Turístico de Andalucía» desde 2010.
No te deberías ir de Tarifa sin conocer la ciudad romana de Baelo Claudia. Este lugar ubicado a pie de playa es perfecto para visitar, ya que se conservan en muy buen estado todos sus edificios públicos más importantes como las termas, el foro, el teatro o los templos entre otros. Fundada alrededor del siglo III a.C., no obstante, no sería hasta los siglos II a.C. y II d.C. cuando alcanzaría su máximo desarrollo urbano y económico, gracias a la pesca del atún.
 La noche en el casco histórico es muy animada. Después de cenar hay varios sitios para tomarte un mojito en el calor de  la conocidísima noche tarifeña con ambiente para todo tipo de gente, pero con un denominador común: vive y deja vivir. Existen mucho sitios donde dejarte caer y si eres una ave nocturna vas a encomendarte en la divertida tarea de visitarlos todos para escoger tu plan favorito. A modo de sugerencia te podemos decir que para un refrescante mojito nocturno en pleno circuito dentro del casco histórico la parada obligatoria es Taco Way, donde sus simpáticos dueños, Bruna y Pompo, también sirven otros deliciosos cócteles. Si lo que quieres es tumbarte en una balinesa en medio de un exótico jardín y cerca de la playa ese sitio se llama 100%Fun, también con un restaurante de comida Tex-Mex. En otro plano totalmente distinto están las Jam Sessions, o Jamis del Estrecho para los iniciados. Todos los martes músicos y aprendices pueden tocar juntos en un escenario al aire libre cerca de Bolonia. Está organizado por la Asociación Puertas Abiertas y para acceder tienes que hacerte socio en la misma puerta con una aportación simbólica. Esta iniciativa lleva cinco años celebrándose y cada año tiene más adeptos y ofrece mejores espectáculos.
Hay destinos turísticos para todo tipo de gente, pero hay pocos sitios a los que todo el mundo le apetezca visitar. Uno de ellos es Tarifa, la meca del buen rollo.

Vota
(1 Vote)

Escribe un comentario

Asegúrate de escribir toda la información requerida, marcada con un asterisco (*). Código HTML no está permitido.