Enero 20, 2019
Vota
(0 votos)

Desde la época del dominio romano eran frecuentes los asaltos vandálicos a nuestras costas. Les siguieron los vikingos devastando casi todo el sur peninsular, pero fueron los árabes los que erigieron las primeras defensas contra estos ataques. 

Vota
(0 votos)

El viento es el viajero más fiel e incansable de Tarifa. Su visita suele ser muy frecuente, sobre todo proveniente de dos direcciones, del este o del oeste, o de Levante y Poniente, como aquí se les conoce. La importancia que llega a adquirir en toda la comarca hace que nada quede impasible a su paso.

Vota
(0 votos)

  María PereaMaría Perea Delgado, Paqui para los amigos, 24 años, Brides les Bains, Francia

Paqui nos cuenta que salió de Tarifa el 6 de marzo de 2009 "con recelo puesto que me perdía la fiesta de carnavales que empezaba ese fin de semana, aunque al menos disfruté los de Cádiz para llevarme un buen sabor de boca." Salió de Tarifa en busca de nuevas experiencias y puso rumbo directo a Brides les Bains, un pequeño pueblecito de montaña en la Savoie francesa.

Vota
(0 votos)

La nómina de artistas plásticos nacidos en Tarifa incluye nombres como los de Agustín Segura, Guillermo Pérez Villalta, Chema Cobo o Antonio Rojas. Una cosa común en todos los citados: han desarrollado el grueso de sus carreras fuera del terruño. A Manuel Reiné, hijo de un albañil del Rincón de Yesca, la vida le llevó a Suecia pero se volvió enseguida. Una de sus obras más conocidas, la estatua de Alonso Pérez de Guzmán, cumple medio siglo en 2010. Excusa perfecta para echar un rato con Reiné “el Bueno”.

Vota
(0 votos)

No te pierdas este paseo por la antigua Tarifa a través de fotos, sus calles, su gente, su vida en una época anterior a este siglo. 
¿Te gusta más la Tarifa de antes, o la de ahora?

Vota
(0 votos)

Por la Vía de Tarifa. Autora: Nieves García Benito.
Una colección de relatos en torno a un tema de palpitante actualidad: la terrible odisea de unos hombres y mujeres en su busca por encontrar, al otro lado del mar, un mundo mejor. En esta segunda edición se incluye un relato nuevo.

Vota
(0 votos)

La serie de entrevistas que publicamos bajo el título de Tarifeños Por El Mundo trata, como su propio título indica, de tarifeños que están viviendo y trabajando en otras partes del mundo. Gente valiente y con ganas de aventura que en cierto momento de su vida decidieron probar suerte en otros pueblos o ciudades lejos del calor familiar. Tarifa tiene muchos ejemplos de este tipo de personas, pero también tiene ejemplos recíprocos, es decir, de gente de otras partes del mundo que han decidido instalarse en Tarifa. En esta nueva sección os vamos a presentar a personas y personajes que no han nacido en Tarifa pero que han hecho de ella su hogar.

Vota
(1 Vote)

Francisco Serrano Arrones, Atlanta, Georgia, USA. Ingeniero de telecomunicaciones.

Os presentamos al tarifeño Francisco Serrano Arrones, Paco para los amigos, de 31 años. Paco vive en Atlanta, la capital del estado de Georgia, en el sur este de Estados Unidos.

Georgia tiene costa Atlántica al este con playas preciosas. Desde Atlanta son una cinco horas de coche y Paco destaca especialmente Jekyll Island, una isla marítima que es Parque Estatal. En general Georgia es muy verde, ya que la mayor parte de Georgia está cubierta por bosques. El sur del estado es zona de llanuras y el norte tiene una zona montañosa que se llama Smoky Mountain y que se comparte con otros estados vecinos.

Atlanta es sede de diversas compañías de televisión importantes y mundialmente conocidas como CBS, CNN y TNT. Como detalle nos comenta que el nombre del estadio de baseboll local -Turner Field- lleva el nombre del dueño de la CNN, Ted Turner. Atlanta también da cobijo a la central de Coca-Cola y fue el lugar donde nació Margaret Michell, la escritora de la novela Lo Que El Viento Se Llevó, uno de los libros más vendidos de la historia, un clásico de la literatura de los EE.UU. y tras su adaptación al cine es uno de los más grandes iconos de la cultura popular contemporánea en Estados Unidos. A Paco le encanta el diseño urbano de las ciudades norteamericanas, con un downtown o centro financiero donde se concentran los rascacielos y las oficinas; los suburbios con sus barrios residenciales de casas unifamiliares con jardines privados y calles tranquilas.
Vota
(0 votos)

Nací en La Caleta de Tarifa un 23 F de cuyo año ahora mismito no me acuerdo mucho, pero la casita en la que nací sigue en pié y mirando de frente al Parque Natural del Estrecho y, cada vez que voy a Tarifa me gusta ir a verla y pasear por sus alrededores y, tanto los olores a salitre y plantas, como las piedrecitas y veredillas de su entorno ¡están intactas!, como si solamente pasásemos de puntillas unos poquillos a visitarla. Así es que, como soy creyente, rezo para que todo se mantenga así mucho tiempo y ¡no nos lo toquen!. Salí de Tarifa con quince añicos y, según dicen, es muy importante reencontrarnos con nuestros orígenes. La gran Playa de Los Lances de Tarifa, de arena doradita y fina ¡da gloria de verla!, pero la Playita de La Caleta, con sus lascas de piedra oscura, mantiene un misterio, silencio y tranquilidad que somos muchos los tarifeños, que la consideramos ¡nuestro rinconcito!. Sólo la empaña el drama periódico de las pateras...

Vota
(0 votos)

Hay una Tarifa: esa de la chancla, el pantalón corto, la libertad que proporcionan los deportes asociados al viento y las salidas nocturnas. Una Tarifa en la que se mezclan gentes de cualquier parte, dónde no existen las fronteras, ni las españolas ni las europeas. Esa Tarifa que acoge, que se desvive por el turista que va de paso, el que se para a tomar un café en una terracita de la Alameda, el que compra un trozo de pizza para cenar y se la toma en plena calle.

Esa Tarifa que arropa a familias que hacen la compra en el hipermercado o se dan una vuelta por la plaza para llevarse a casa pescado fresco: los que lo fríen en ese minúsculo apartamento de verano por el que han pagado un precio siempre excesivo.

Pero ¡cuidado! Esta Tarifa se esta transformando poco a poco. El turista cada vez se sienta menos en las terrazas, cada vez va más a los hipermercados, cada vez recorta su estancia a menos días, cada vez hace menos compras en la cara y prohibitiva (para los tarifeños) calle de Batalla del Salado, cada vez va más de camping y menos de apartamento.