Diciembre 15, 2018

Opinión (6)

Vota
(0 votos)

Donde buscar la inspiración,
si no es en lo mas profundo del interior.
Recuerdos que te hacen reír,
recuerdos que te hacen llorar,
recuerdos de aquellos. . . y si diera marcha atrás?
recuerdos y recuerdos
vivencias y lamentos
alegrias y penas,
incertidumbres y cosas claras que no veo,
de todo esto estas lleno,
Alimentada tu alma
relleno tu corazón

Vota
(0 votos)

Os presentamos un estudio sobre el comercio de Tarifa, realizado por la Utedlt en 2006. Es interesante conocer a Tarifa en todos los aspectos, este artículo te da la oportunidad de saber la segmentación de comercios en Tarifa, cuáles son los más abundantes y mucho más.

Vota
(0 votos)

Tarifa ha mejorado exponencialmente en los últimos años en cuanto a calidad de vida. El 99,9% del contenido de esta página web da fe de ello. Se ha hecho mucho, se continúa haciendo y sin duda se harán más cosas en el futuro para mejorar este maravilloso lugar. Pero cualquier sitio es susceptible de mejorar, y para mejorar Tarifa es necesario fijarse en las cosas que podrían hacer de Tarifa un sitio aún mejor para vivir y para visitar.

Vota
(1 Vote)

El comercio local es comercio justo porque la riqueza que genera se queda en el pueblo. El comercio local crea un sistema económico cíclico del que nos beneficiamos y enriquecemos todos. Una comunidad que participa en el comercio local es una comunidad que apuesta por su futuro.

Vota
(0 votos)

Nací en La Caleta de Tarifa un 23 F de cuyo año ahora mismito no me acuerdo mucho, pero la casita en la que nací sigue en pié y mirando de frente al Parque Natural del Estrecho y, cada vez que voy a Tarifa me gusta ir a verla y pasear por sus alrededores y, tanto los olores a salitre y plantas, como las piedrecitas y veredillas de su entorno ¡están intactas!, como si solamente pasásemos de puntillas unos poquillos a visitarla. Así es que, como soy creyente, rezo para que todo se mantenga así mucho tiempo y ¡no nos lo toquen!. Salí de Tarifa con quince añicos y, según dicen, es muy importante reencontrarnos con nuestros orígenes. La gran Playa de Los Lances de Tarifa, de arena doradita y fina ¡da gloria de verla!, pero la Playita de La Caleta, con sus lascas de piedra oscura, mantiene un misterio, silencio y tranquilidad que somos muchos los tarifeños, que la consideramos ¡nuestro rinconcito!. Sólo la empaña el drama periódico de las pateras...

Vota
(0 votos)

Hay una Tarifa: esa de la chancla, el pantalón corto, la libertad que proporcionan los deportes asociados al viento y las salidas nocturnas. Una Tarifa en la que se mezclan gentes de cualquier parte, dónde no existen las fronteras, ni las españolas ni las europeas. Esa Tarifa que acoge, que se desvive por el turista que va de paso, el que se para a tomar un café en una terracita de la Alameda, el que compra un trozo de pizza para cenar y se la toma en plena calle.

Esa Tarifa que arropa a familias que hacen la compra en el hipermercado o se dan una vuelta por la plaza para llevarse a casa pescado fresco: los que lo fríen en ese minúsculo apartamento de verano por el que han pagado un precio siempre excesivo.

Pero ¡cuidado! Esta Tarifa se esta transformando poco a poco. El turista cada vez se sienta menos en las terrazas, cada vez va más a los hipermercados, cada vez recorta su estancia a menos días, cada vez hace menos compras en la cara y prohibitiva (para los tarifeños) calle de Batalla del Salado, cada vez va más de camping y menos de apartamento.