Noviembre 21, 2018

Energía eólica. Aprovechando la fuerza del viento.

By Septiembre 28, 2010 11644 0

La energía está siempre presente. Usamos energía para todo lo que hacemos, desde dar un salto o freír un huevo, hasta mandar astronautas al espacio. Todos los seres vivos somos dependientes de energía, pero el ser humano es la única especie que ha desarrollado tecnología para aprovechar las fuentes de energía disponibles. Las fuentes de energía se dividen en dos grupos: renovables (utilizan fuentes naturales e inagotables en su producción) y no renovables (utilizan recursos limitados para producirla). El viento es una fuente de energía renovable y aquí te vamos a contar un poco su historia.

 El viento está siempre presente en la superficie de la tierra moviéndose de un lugar a otro, ya sea en la forma de una ligera brisa o en la forma de un fuerte huracán. Este movimiento se produce por el calentamiento de la superficie de la tierra por el sol. Debido a la división del día y la noche, y a que la superficie de la Tierra está compuesta de diferentes tipos de tierra y de agua, la tierra absorbe el calor del sol a ritmos diferentes, produciendo una desigualdad de calentamiento y zonas de altas y bajas presiones. Este desequilibrio provoca desplazamientos del aire envolviendo la tierra en todo tipos de intensidades de viento.

La energía producida por el viento se llama energía eólica. La forma más común de producir energía con el viento es con un molino de viento. El viento hace mover las aspas del molino que a través de un mecanismo, o bien hace girar una piedra para moler el trigo, o produce fricción en una bovina para crear electricidad. El contenido energético del viento depende de su velocidad. Se calcula que la energía contenida en los vientos es aproximadamente el 2% del total de la energía solar que alcanza la tierra. El viento pertenece al grupo de elementos productores de energía que no necesitan combustión. Por este motivo no produce emisiones atmosféricas de CO2 ni residuos contaminantes. Es una energía limpia que no contribuye al incremento del efecto invernadero ni al cambio climático.

Historia

Uno de los primeros usos de la energía eólica fue mediante el uso de las velas en los barcos para el desplazamiento de naves por el agua. Sabemos que hace 5.000 años a.c. había barcos navegando por el Nilo. Los predecesores de los molinos de viento son los molinos hidráulicos cuya existencia ya se documenta en escritos del siglo I a.c. al hablar de las ruedas hidráulicas. Estos ingenios eran una adecuación de la rueda persa saqiya, que contaba con un eje horizontal.

Se cree que Persia al poseer territorios con mucho viento, es el lugar de oriente medio donde se desarrollan los conocimientos sobre el viento. Los Persas a su vez obtuvieron sus conocimientos de la energía eólica por los chinos algunos siglos antes. Ellos tenían unos molinos de viento con ejes verticales que reciben el nombre de panémonas y se usaban para bombear el agua en las salinas.

La escuela de Alejandría en el siglo II D.C. crea una máquina conocida como el Auneriom, que giraba impulsada por la fuerza del viento, y que debía su movimiento a un rotor de eje horizontal, parecidos a los molinos mediterráneos. También escritos árabes de la misma época mencionan que los molinos son utilizados con una doble función, como molinos harineros y como molinos de agua, ambos con un mecanismo de eje vertical. La importancia del invento y su utilización por parte de los árabes, hace que sean ellos los introductores del invento en España.

Debido a la larga duración de la esclavitud en la historia de las civilizaciones, los ingenieros no han necesitado desarrollar tecnología para crear energía a gran escala hasta la Revolución Industrial, en la segunda mitad del Siglo XVIII.

Evidentemente el viento y la electricidad no pudieron encontrarse hasta algunos años después del descubrimiento de los principios del electromagnetismo. Al inventor danés Poul la Cour (1846-1908) le debemos la genialidad de sentar las bases para la tecnología de molinos de viento modernos y plantas de energía eólica.

La Energía Eólica Hoy

Los parques eólicos convierten la fuerza del viento en kiloVatios a través de la fricción producida por el empuje del viento sobre unas aspas. Hoy en día es una energía consolidada en España, a 31 de diciembre de 2009 la capacidad de energía eólica nacional era de 18.263 MW, 18,5 % de la capacidad del sistema eléctrico(1) siendo así el tercer país en el mundo en cuanto a potencia instalada, por detrás de Alemania y EEUU. (2)

El estado español a través del Ministerio de Industria lleva implicado en este tema desde hace 25 años, cuando tomó tres medidas claves: 1ª, un % de las eléctricas tenía que ir a la investigación eólica. 2ª, las empresas tienen un precio garantizado de compra de la energía producida y 3ª, las grandes compañías distribuidoras como Iberdrola o Endesa están obligadas a comprar toda la energía eólica que se produzca. Actualmente el 10% de la energía consumida en España es eólica.

En Tarifa, a finales de los años 80, se instalaron los primeros aerogeneradores de energía eólica comercial en España. Eran torres que producían 150 kW por molino. Las máquinas que ocupan hoy su lugar producen 1,5 MW cada uno, y en unos años se espera que la tecnología haya avanzado lo suficiente como para producir 3MW por máquina.

El plan energético español prevee llegar a la producción de 36 GW en 2020.(3) Se espera que la mitad de esta energía provenga del sector eólico, con lo que se evitaría la emisión de 77 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.(4)

Ventajas e inconvenientes

De todas las energías disponibles la eólica es la que menos impacto medioambiental tiene, incluso por encima de la solar. Es una energía solidaria, pacífica y utiliza un elemento inagotable como el viento. Puede instalarse en espacios no aptos para otros fines, por ejemplo en zonas desérticas, en laderas áridas y demasiado empinadas para ser cultivables. Puede convivir con otros usos de suelo como el ganadero o cultivos bajos como el trigo, maíz, patata, etc. En relativamente poco tiempo se puede montar y desmantelar un aerogenerador y llevarlo a otro lado.

Los inconvenientes más graves para las turbinas de viento modernas de gran producción es su efecto negativo sobre las poblaciones de aves silvestres (las aves con mayor riesgo de colisión son las rapaces y planeadoras de gran tamaño, como los buitres, que tienen poca maniobravilidad) y el impacto visual sobre el paisaje. Para algunos, las hojas brillantes de molinos de viento en el horizonte son una monstruosidad, para otros son una bonita alternativa a las centrales eléctricas convencionales.

Puede que la energía eólica no sea la solución para el excesivo consumo energético por parte del ser humano, pero nuestro planeta demanda un cambio con respecto al volumen de consumo de energía por combustión que tenemos. La energía eólica es una alternativa más con la que experimentar.

Bibliografía

(1) Informe de la Red Eléctrica de España.

(2) «La demanda de electricidad desciende un 4,6% y la eólica supera al carbón en 2009» REVE www.evwind.es

(3) «Spain steps up its targets for clean energy supply.». Utility Week. 24 (4): pp. 14. 2005.

(4) Graber, Cynthia (14-12-2005). Wind Power in Spain. MIT Technology Review.www.technologyreview.com/microsites/spain/wind/

 

Vota
(0 votos)

Escribe un comentario

Asegúrate de escribir toda la información requerida, marcada con un asterisco (*). Código HTML no está permitido.