Noviembre 14, 2018

Dr. Beat Steffan | Zurich, Suiza

Un escritor suizo del siglo pasado llamado Friedrich Dürrenmatt dijo "Cuanto más planifique el hombre su proceder, más fácil le será a la casualidad encontrarle."

Nuestro personaje de esta sección Dr. Beat Steffan, también suizo, es un gran creyente en las casualidades y en la planificación, dos conceptos aparentemente contradictorios, pero que como muy bien dijo su compatriota, están sutilmente unidos.

Dr. Beat (no confundir con la canción de Gloria Estefan) Stephan -otra casualidad- es un amante del deporte, trabajador, empresario, creativo y un gran visionario. A sus cuarenta y seis años de edad posee un curriculum que refleja una intensidad laboral de gigantes, y aún así su cara y su tono de voz esconden un espíritu libre, feliz y relajado. Es difícil imaginarse a Dr. Beat fuera de sus casillas. A su lado uno se siente seguro y confiado. Sabe escuchar y sabe hablar. Es cortés, amable, culto e inteligente, muy inteligente.

Juzguen ustedes mismos, Dr. Beat, además de estar doctorado en Económicas por la universidad de Viena, habla seis idiomas (alemán, español, francés, italiano, inglés y ruso). Es nieto del artista, arquitecto y escritor austriaco Emil Pirchan. Ha sido windsurfista profesional y también es instructor de Krav Maga Maor en el Tarifa Gym todos los jueves, un sistema de autodefensa muy eficaz. Participó en la creación de tres tiendas, que con el tiempo se convirtieron en tres grandes jugadores de la economía Tarifeña: Bull Sails, Sons of the Desert y El Niño. En ninguna de ellas continua teniendo ninguna relación laboral. Como diría mi abuela, este chico es un culo inquieto. Seguro que el lector ha visto alguna vez una pegatina de un gnomo de barba blanca vestido de azul con un sombrero rojo. Seguramente que la primera vez que la vieron se preguntaron qué sería ese símbolo. Pues bien, ese logo pertenece a Dwarf8, el nuevo proyecto de Dr. Beat, una bebida sin alcohol que nació en los Alpes y creció en Tarifa. Pero vayamos por partes.

Dr. Beat llegó a Tarifa por primera vez con diecinueve años, justo después de terminar el colegio. Eran las navidades del 83 y él decidió venirse solo con su tabla de windsurf en un viejo coche de segunda mano. Recuerda que fue un viaje duro de tres días, la autopista solo llegaba hasta Alicante. Recuerda también que al llegar a Tarifa era de noche y lo primero que hizo fue ir al mirador de la plaza del Viento detrás del Ayuntamiento y que le recibió una levantera con los brazos abiertos -¿o fue él quién tenía los brazos abiertos?-. Pudo verificar entonces que el fuerte viento que le empujó hasta este singular lugar superaba con creces los rumores que le contaron sus amistades suizas.

Desde ese viaje inicial hasta que se instaló en Tarifa en el 96, continuó pasando las vacaciones aquí. Durante ese tiempo, mientras navegaba, su mente iba fraguando cómo poder trabajar y vivir en Tarifa. Su primera idea fue abrir una escuela de idiomas. Conociéndole seguro que tenía la jugada bien planeada hasta el último detalle. Pero la casualidad le hizo conocer a Max Ziegler, quien andaba buscando un socio para abrir un negocio. Juntos crearon Bull Sails. Luego vino El Niño y Sons of the Desert con otros socios. Dr. Beat siempre era el responsable de marketing y promoción. Durante una corta estancia que tuvo que abandonar Tarifa temporalmente, trabajó con la conocida marca de windsurf Mistral en Munich. Y cuando lo dejó fue cuando empezó a pensar en hacer una bebida.

Para él no hay una buena idea sin concepto. Si Coca-Cola nos vende felicidad, y Häagen-Dazs sensualidad, Dwarf8 nos anima a encontrar nuestra misión secreta. "On a secret Mission" reza su eslogan. Y es que para Dr. Beat todos estamos en busca de ella. Algunos la conocen y otros están por conocerla, pero al final lo que alimenta nuestro motor interno es la búsqueda y conquista de nuestra misión secreta.

El ingrediente esencial de Dwarf8 es el jengibre. Pero la verdad es que no es obvio cuando pruebas este innovador refresco gaseoso. Él nos asegura que no hay nada mejor que un Dwarf8 bien fresquito nada mas salir de navegar, y que el matiz salado del agua de mar mezclado con Dwarf8 es iluminador. Ahora anda probando otros nuevos sabores con la misma base.

Los orígenes de Dwarf8 están en los propios gustos de Dr. Beat. Él apenas bebe alcohol, pero le gusta salir de marcha. Así que a la hora de pedir algo de beber en la barra de un bar, veía que no había una alternativa. Los refrescos típicos le parecían aburridos, y fue entonces cuando se le encendió la bombilla y se puso a buscar la bebida que faltaba o "missing drink". Junto con una prima suya ingeniera de alimentación se metió en la cocina y empezaron a mezclar ingredientes, a probarlos, a ajustar las medidas como unos auténticos científicos en un laboratorio. Después vino el empaquetamiento, las pruebas con gente de la calle, los ajustes y una larga labor que duró dos años hasta que la primera lata de Dwarf8 se comercializó.

Beat es un gurú del marketing. Su intensiva labor de promoción alejada de los soportes convencionales de publicidad ha creado un intencionado halo de misterio a la marca. Los suyo es la promoción de guerrilla y viral, salirse de la norma posicionando la marca allí donde uno  menos se lo espera. Como si de un artista del graffiti se tratase, Dr. Beat ha ido colocando pegatinas, carteles y banderas por todo la geografía urbana y rural de Tarifa, primero para alimentar nuestra curiosidad y luego, para recordarnos que un enanito anda suelto en busca de su misión secreta. ¿Cual es? La tuya.

Para más información entra en www.dwarf8.com

 

 

 

Vota
(1 Vote)
Last modified on Martes, 06 Noviembre 2018 19:32

Escribe un comentario

Asegúrate de escribir toda la información requerida, marcada con un asterisco (*). Código HTML no está permitido.