Noviembre 14, 2018

Lothar Bergmann, La lucha por la defensa del arte sureño.

By Begoña Martinez Escudier Junio 06, 2010 28423 0

El Patrimonio Cultural de Tarifa ha alcanzado un interés global gracias a los descubrimientos de Arte Rupestre llevados a cabo durante muchos años por Lothar Bergmann. Las cuevas de la comarca reflejan grabados de todas las épocas prehistóricas, un gran privilegio para los tarifeños que deberán velar por la salvaguardia de tan preciados vestigios.

Hace aproximadamente tres décadas, el alemán e Ingeniero Químico Lothar Bergmann, tras una temporada en Méjico donde se encontraba por motivos laborales, decidió pasar unas vacaciones en Tarifa. Quedó tan hechizado con los encantos del entorno y los de Paqui, la joven que más tarde sería su esposa, que decidió alterar su rumbo y se quedó definitivamente en nuestra tierra y entre nosotros. Se afincó en el Camping Paloma, donde un tiempo después comenzaría a trabajar gracias a sus conocimientos y habilidades con los idiomas.

Su pasión por la naturaleza le llevó a recorrer los montes y valles de Tarifa y toda la comarca campogibraltareña. Y a partir de esas fechas los vientos del Estrecho comenzarían a susurrarle la ubicación de un conjunto disperso de cuevas rupestres, a las que despertó de un prolongado letargo de milenios merced a un brillante trabajo de investigación que le tuvo ocupado el resto de su vida.

Corría el año 1992 cuando en el transcurso de una de sus escapadas a la montaña descubrió casualmente la Cueva del Arroyo. Tras comprobar que no estaba catalogada, lo comunicó al Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, y tras este suceso afortunado se despertó en él una seria inquietud por registrar los bienes que carecían de protección legal, por lo que comenzó a colaborar con el equipo del Conjunto Arqueológico. Fue este el comienzo de su afición por la espeleología. Hizo  estudio e inventario de las cuevas que iba descubriendo, y con los escasos medios de que disponía creó un banco de imágenes digitales. A finales de 1993 y debido a la pasividad y falta de respuestas de la Administración emprendió algunas actuaciones concretas
relacionadas con la protección y cerramiento de las cuevas y abrigos susceptibles de ser perturbados.

En años posteriores Lothar descubrió más de cincuenta cuevas con arte rupestre, la mayoría datadas del Neolítico, Calcolítico y Edad del Bronce. En 1999, junto a otros amantes del patrimonio cultural de la comarca, forman AGEDPA -Asociación Gaditana para el Estudio y la Defensa del Patrimonio Arqueológico- cuyo objetivo era crear la denominación "Arte Sureño" para englobar a todos los conjuntos artísticos pertenecientes a las provincias de Cádiz y Málaga. La importancia de lo que en adelante sería el Arte Sureño radica, en palabras del propio Lothar, en que "...en Tarifa tenemos arte rupestre de todas las épocas prehistóricas. Se pueden apreciar cambios de estilo, técnicas, evoluciones, influencias culturales ... Es un conjunto único que prácticamente no existe en ninguna otra parte del mundo ..."

 

A Lothar Bergmann debemos, pues, el feliz hallazgo del arte Paleolítico en la comarca, siendo especialmente cinco las cuevas encontradas en Tarifa con este arte excepcional, y no existiendo más de doscientas en todo el mundo. Tal es el caso de la Cueva de los Alemanes o la Cueva del Moro, en las que se muestra por primera vez la existencia del arte Paleolítico en la provincia de Cádiz, y en las que, curiosamente, descubrió sus grabados gracias al efecto que producía el humo de su cigarrillo con la entrada de luz a la cueva.

Después de la creación de AGEDPA, Bergmann empezó a realizar publicaciones relacionadas con el Arte Sureño, y como vehía que sólo llegaban a unas pocas manos interesadas en este acervo excepcional, decidió elaborar el CD "Arte Sureño" -1999- para dar la máxima difusión a los valores culturales de estos abrigos. El 24 de abril del año 2000 hizo entrega de este compacto a todos los parlamentarios andaluces con la intención de involucrarlos en la protección y conservación de tan valioso patrimonio.

Ante el escaso interés de la Administración, inició una huelga de hambre para lograr la salvaguardia de la Cueva del Moro. "Tuve que sentarme dentro y decir que no me movía de allí hasta que no llegaran los materiales para cerrarla. Pocas veces se gana una lucha, pero esa sí se ganó, por lo menos". Por otra parte el escaso o nulo amparo oficial movió a Lothar a ocultar la ubicación de sus nuevos hallazgos, ya que, según él, "éste sería el mayor daño que podría hacerse a estos yacimientos arqueológicos". Hoy, todavía carecen de protección legal ciento setenta de las ciento ochenta cuevas con arte rupestre de la provincia, por lo que en más de treinta se aprecian daños evidentes y en muchos casos irreparables.

De la importancia que este personaje dio siempre a la búsqueda, estudio, reconocimiento y protección de estos abrigos y cuevas es su lucha incesante por crear una conciencia social para conservar y transmitir este patrimonio histórico a las generaciones futuras, para lo cual propuso incluir el Arte Sureño en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, con lo que se completaría el catálogo del "Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica", no incluido en ésta a pesar de ser un conjunto de hallazgos mucho más antiguos que el de otras zonas protegidas por la UNESCO. Gracias a su firmeza de ánimo consiguió el patrocinio de la Junta de Andalucía para la protección de las Cuevas de los Alemanes y la del Moro.

A lo largo de sus años de investigación realizó una labor de divulgación, concienciación y educación extraordinariamente eficaces. Ofreció todos sus materiales al Patrimonio Cultural para introducirlos en la educación reglada, "... ahí es donde ha de comenzar la educación, no poniendo rejas ..." , decía en una de sus entrevistas, y colaboró en numerosas jornadas, cursos y talleres con escolares dándoles a conocer el valioso patrimonio de la provincia.

Fue Lothar una persona modesta, discreta, cercana y muy comprometida con las causas tan nobles como la defensa de los derechos humanos y la protección de la naturaleza. En alguna ocasión tuvo que soportar ciertos recelos de la Administración, y aceptar las críticas de otros arqueólogos por carecer del título oficial y realizar trabajos sin la solicitud previa de permisos; no obstante, para un colectivo mayoritario, Bergmann ha sido reconocido y respetado, entre otros muchos valores,  por mostrar la importancia de la acción ciudadana ante la pasividad de las Administraciones y dar a conocer y poner en valor la riqueza del patrimonio rural de Tarifa. Se diría, y con razón, que nuestro incansable investigador fue un tarifeño de pro nacido a miles de kilómetros de nosotros.

En noviembre de 2009, a los 62 años de edad y tras una lucha incansable contra una grave enfermedad, falleció nuestro más fiel y decidido defensor del Arte Sureño. Con él se nos fue un notable personaje que demostró hasta qué punto es posible despertar de su modorra a unas instituciones y remecer a un pueblo para sacar adelante un proyecto cultural con un presente y un futuro extraordinario.

A partir de ahora, el mejor homenaje que podemos hacer a su memoria es mantener vivo su legado y continuar luchando para conseguir las medidas protectoras por las que él con tanto amor y empeño trabajó. Aún me resuenan en los oídos aquellas cariñosas palabras ... "¿Cómo estás, chiquilla?" , con las que me saludaba en cuantas ocasiones tuve el honor de disfrutar de su agradable conversación sobre el tema que tanto le apasionaba y que ahora nos ocupa.

Estoy convencida, para terminar, que el reconocimiento de la UNESCO llegará tarde o temprano si todos los tarifeños, muy unidos, nos afanamos con denuedo por conseguirlo.

Como reconocimiento a su meritoria carrera de investigación, han sido numerosos los títulos y distinciones otorgados a Lothar Bergmann. En el año 1996, el Ayuntamiento de Tarifa le concedió el premio de Investigación; en 1999, el premio Mención Especial por Tarifa, la voz de un pueblo; en 2004, el premio Laurisilva por AGADEN y el título con Distinción Especial de la Junta de Andalucía; en 2006 fue nombrado Hijo Adoptivo de Tarifa, así como Presidente de Honor de AGEDPA. A título póstumo, la Diputación Provincial de Cádiz, a propuesta del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Tarifa, le concedió la Placa y Medalla de Oro de la Provincia.

Bibliografía y más información: www.arte-sur.com; www.mundocultural.net;  www.cuevasdelsur.com

pinturas rupestres

Vota
(0 votos)
Last modified on Jueves, 01 Noviembre 2018 20:39

Escribe un comentario

Asegúrate de escribir toda la información requerida, marcada con un asterisco (*). Código HTML no está permitido.