Javier Munduate

By Julio 02, 2016 1946

Es uno de los máximos responsables de la transformación de Tarifa de la historia reciente. Vino a Tarifa en 1986 en busca de un cambio de vida y en el proceso no solo ayudó a crear la identidad actual de Tarifa, también marcó el camino cual pionero para los cientos de emprendedores que llegamos a Tarifa en los años posteriores. Se llama Javier Munduate y nació en 1960, en Zerain, una pequeña localidad rural en la comarca guipuzcoana del Goyerri, en el País Vasco.

Javier conocía Tarifa del verano del 85 cuando vino atraído por el windsurf. Algo vio ese verano que le hizo dejarlo todo un año después y venir a ver qué podía hacer por aquí. Las cosas no eran fáciles entonces. Abrir un negocio en Tarifa era una aventura extrema. Había poco turismo y la infraestructura era muy pobre. En los años 80 Tarifa estaba saliendo de una época oscura marcada por la emigración de los treinta años anteriores, una época en blanco y negro.  Pero la llegada de jóvenes aventureros como Javier atraídos por el windsurf trajo por fin a Tarifa la época del color.
Como la mayoría de los cambios radicales que se forjan desde abajo y no desde los círculos del poder, nada de esto fue planeado. Ninguno de estos pioneros tenían grandes planes para convertir Tarifa en lo que es hoy. Lo que buscaban era un cambio personal, y lo que existía entonces en Tarifa eran las condiciones idóneas para ello.

Uno de los sitios donde empezó este radical cambio para Tarifa fue en un chiringuito que Javier abrió en la Playa de Valdevaqueros, cerca de donde hoy se encuentra el Spin Out. Un chiringuito que Javier llamó Hang Loose y era poco más que cuatro palos con un techo de hojas secas de palmeras donde vendía refrescos, cerveza y bocadillos. Al principio fue también su vivienda. Trabajar, dormir y navegar, el sueño de cualquier windsurfista.

Tres años después, en 1989, Javier rehabilita un antiguo granero en el casco antiguo para convertirlo en un bar de copas que llamó La Ruina. En aquel entonces la noche tarifeña estaba enfocada para el entretenimiento de los reclutas de los muchos campamentos del servicio militar obligatorio que había en la zona. Gente que en su mayoría miraban todo esto del windsurf con desconfianza y cierta envidia. Dos mundos opuestos compartían un mismo espacio nocturno. El mundo de los militares y el de los windsurfistas. Había que andarse con pies de plomo para no liarla gorda. Lógico. Desde siempre las muchachas tarifeñas habían sentido cierta atracción sexual hacia los muchachos con uniforme. Pero todo eso estaba a punto de cambiar. A partir de ahora las chicas lo que buscaban eran los cuerpos musculosos y tostados al sol de los windsurfistas y el estilo de vida libre que ellos evocaban.

Este pequeño gran gesto por parte del sexo femenino ha sido por sí solo uno de los mayores condicionantes del cambio social de Tarifa de los últimos 30 años. Muchísimas parejas se formaron de chica tarifeña y chico surfero guiri o de fuera de Tarifa. Los chicos tarifeños ya no querían ir al servicio militar, ahora querían ir a la playa y aprender a navegar. Muchos chicos y chicas han pasado por La Ruina antes que por el altar. Y no es que Javier Munduate fuese el responsable de esto, pero sí fue el facilitador para que ellos y ellas encontrasen un punto de encuentro en La Ruina y en los otros bares que tenían a La Ruina como referente. Que levante la mano quien no tenga alguna divertida anécdota con La Ruina como escenario.

Hablar del éxito de Javier sin mencionar a Carlota, la madre de sus dos hijos, sería injusto. Javier y Carlota son más que una pareja de toda la vida, son un equipo en lo personal y en lo profesional. Se conocieron en Irún antes de que ninguno de los dos conociese Tarifa y han sido compañeros de viaje prácticamente desde entonces. Como en todas las relaciones que funcionan, ellos han sabido compatibilizar inteligentemente sus distintas personalidades para un bien común.

Si crees que ahora Tarifa es una ciudad fantasma en invierno, tenías que ver cómo eran los inviernos de los años 80 y 90. Era la época perfecta para salir y viajar. Uno de los destinos preferidos de Carlota y Javier era el sudeste asiático. Allí siguen yendo cada año en busca de ideas. En 1999 a raíz de estas escapadas surge el siguiente proyecto de Javier y Carlota, Explora, una tienda de ropa y decoración con zona Chill-Out frente a la Playa de Valdevaqueros. Lo convirtieron en lugar de paso obligado al final de un día de playa donde refrescarte, jugar al voleibol y esperar a que se descongestione la infinita caravana de la carretera que tapona el regreso al pueblo en verano. La intención de Explora era vender ropa y productos de decoración que Javier y Carlota encontraban o diseñaban y fabricaban en Indonesia. Productos inspirados en su estilo de vida.

Javier pertenece al pequeño grupo de pioneros que llegaron a Tarifa en los años 80 procedentes de distintas partes del mundo. Ellos y ellas no solamente dieron un cambio para mejor a sus vidas, también participaron en el cambio de Tarifa y en el de las vidas de muchas personas. Los que hemos llegado después nos hemos encontrado una Tarifa con el estilo de vida que ellos ayudaron a crear.

Durante todos estos años, Javier  ha sabido emprender con inteligencia y creatividad, hasta el punto de que rara es la persona que estando en Tarifa en los últimos 25 años no haya consumido en uno de sus negocios. Aprovecho para preguntar a Javier cual es para él el secreto del éxito. Desde la modestia me dice que el secreto del éxito en la vida en general, que no en los negocios específicamente, es no darle mucha importancia al éxito ni al fracaso. Pensar que nada es para siempre. Que por muy bien te vaya ahora, nada te garantiza que vaya a ser así en el futuro. Y al mismo tiempo, que por muy mal que te salga algo, tampoco significa que todo vaya a ser un desastre a partir de ese momento. Y sobre todo, matiza, tener una actitud hacia la vida como si fuese un juego, donde unas veces se gana y otras se pierde y que cuanto más te diviertas jugando mejor será el resultado. Sabia lección.


El Cuestionario de Javier Munduate.

Una película: El Último Mohicano, por su banda sonora.

Un libro: diré dos. ¡Eh, Petrel, de Julio Villar y Bájame Una Estrella, de Miriam García Pascual.

Un deporte: cualquiera de montaña.

Un lugar: Tarifa.

Helena´s Kitchen escuela de cocina

Lunes, 1 Julio 2019 - Lunes, 30 Diciembre 2019
Helena´s Kitchenescuela de cocina y espacio de eventos gastronómico.

Friendly After Work

Viernes, 20 Septiembre 2019 a las 17:00
Friendly After Work!! todos los Viernes a partir de las 17:00h en Waves Beach Bar Tarifa!

Mercadillo 2ª Mano

Domingo, 22 Septiembre 2019
Mercadillo Segunda Mano Todos Los Domingos ..Delicatessentarifa.