León Marino, visitamos los tesoros escondidos de Tarifa, o cómo aprendí que darte un chapuzón submarino es la mejor aventura que te puedes regalar Featured

By Octubre 15, 2018 670

Cuando decidí hacer un curso de submarinismo no sabía que la experiencia iba a ser una de las mejores aventuras de mi vida. Disfruto mucho haciendo snorkeling y nado con regularidad durante todo el año, pero lo de bajar a la profundidad con botellas nunca me llamó mucho la atención... hasta que me animé a hacer un curso y aluciné con el maravilloso mundo que se desplegó ante mis ojos.

Pero llegar hasta ahí no fue tan rápido. Para los novatos como yo, colgarte unas botellas a la espalda y bajar al fondo del mar, por muy poco profundo que sea, da respeto y una ligera sensación de incomodidad por estar en un medio nuevo, desconocido. Dicen los científicos que venimos de ahí, pero eso en estos casos no ayuda nada. Poco a poco y gracias a mí sensei Dani, propietario de León Marino, comprendí que ese canguelo era principalmente producto de la ficción de las películas, prejuicios absurdos que tenían que ver muy poco con la realidad de practicar el submarinismo. A ver, no es que el submarinismo sea una actividad libre de riesgos, para nada. Hay que tenerle mucho respeto y entender que la preparación, la formación y la experiencia son el mejor antídoto contra los accidentes.

A pesar de ese respeto inicial que tenía, me decidí a probar el submarinismo porque me atraen las experiencias nuevas. Además, yo vivo en Tarifa, y probar el submarinismo era una opción demasiado accesible como para dejarla pasar. Así que me armé de valor y al toro, o mejor dicho, al agua patos. Llamé a Dani y acordamos la fecha.

Es importante aprender de los mejores

León Marino Dive Center es una escuela y tienda genial gestionada por una entrañable pareja de León, Marinieves y Dani. Ofrecen un montón de cursos de submarinismo convalidados por Scuba Schools International (Scuba School International), una organización top con escuelas de submarinismo repartidas por todo el mundo. SSI establece unos estándares básicos en cuanto a la manera de formar nuevos submarinistas. Le dan mucha importancia a enseñar los elementos clave en cuanto a la seguridad y el comportamiento de los submarinistas debajo del agua, principalmente para proteger su salud y la de sus acompañantes. Además hacen mucho hincapié en lo importante que es respetar el entorno natural marino para que el submarinismo se convierta en una forma de admirarlo y conservarlo en vez de dañarlo.

Los cursos disponibles por León Marino cubren todos los niveles posibles, desde el principiante hasta la apnea. Para los que solamente quieren una breve introducción al mundo del submarinismo está una sesión conocida como el Bautismo. Dani me aconsejó saltarme este curso e ir directamente al curso de Open Water. Hacer este curso cuesta 450€ e incluye seis inmersiones, el alquiler de todo el material necesario, el acceso a unos cursos online y un examen tipo test de 80 preguntas que hay que aprobar para conseguir el carnet que te certifica como un Open Water Diver. Con este título puedes hacer inmersiones en cualquier parte del mundo.

En cuanto concerté el curso, Dani me envió un enlace a una página de SSI con el curso online. El primer párrafo que leí me cambió el chip, decía así: "Pocos de nosotros se convertirán en astronautas, que exploran el espacio exterior. Pero tú puedes explorar y experimentar la maravillosa sensación de la ingravidez, interactuar con la increíble vida marina y descubrir naufragios solo abiertos para los que se convierten en buceadores."

Empecé a prestarle más atención a la importancia de aprender todos los conocimientos relacionados con el submarinismo. Quería saber más y en este manual había de todo, datos históricos, técnicos y teóricos. Cada página que pasaba me llenaba de más ganas para ponerme el traje de neopreno, echarme las botellas a la espalda y tirarme al mar.

El paso de gigante

Pero lo divertido fue poner en práctica toda esta información con la supervisión del instructor. Un sábado a las 9am de octubre, mi primer día. Me siento como un auténtico novato en León Marino, una chulísima tienda, pequeñita y llena hasta los topes de gadgets. El sueño de cualquier submarinista. Tiene instalaciones preparadas con todo lo necesario para submarinistas de cualquier nivel.

Pronto empiezo a darme cuenta de que Dani es un profesor natural, lo lleva en la sangre. Se nota que disfruta enseñando, a pesar de la monotonía del ejercicio. Lo que me está enseñando a mi lo debe hacer varios cientos de veces al año. Muchas otras personas se aburrirán de hacer lo mismo, él no. Tiene mucha paciencia y sus lecciones son una conversación más que una charla.

El paso de gigante es la acción que haces para pasar de la embarcación al agua si lo haces desde una plataforma. La primera vez es todo un acto de fe y tienes que armarte de valor. Es el momento, ya no hay marcha atrás, esto es el principio de toda una serie de experiencias sensoriales nuevas. Debajo del agua tienes que aprender a moverte diferente, todo va más lento pero al mismo tiempo el tiempo pasa mucho más rápido. Tu campo de visión se reduce muchísimo por la máscara, el sonido de tu respiración parecen ocuparlo todo y todo el ruido externo resulta difícil de localizar. Disfruto de la sensación de flotar y de comportarme como un invitado en la abundante y rica vida marina de Tarifa. Me siento como un niño en una obra de teatro, todo es impresionante!

Si Dani fuera del agua es un buen instructor, verlo debajo del agua es un espectáculo. Sus movimientos para comunicarse contigo son claros, y mira que es difícil la comunicación debajo del agua! Repasamos todos los ejercicios y poco a poco esa sensación de incomodidad inicial se va transformando en un deseo de aprender más y más. No se cómo serán los demás instructores, pero me doy cuenta de la suerte que he tenido y de no haberme equivocado al haber escogido a Dani para adentrarme en este nuevo mundo.

Tenemos en Tarifa un tesoro submarino desconocido

Tarifa es un oasis para el submarinismo. Muchos no saben que en Tarifa tenemos unas condiciones espectaculares para el submarinismo. Yo me incluyo, hasta que no lo vi con mis propios ojos no era consciente, y eso que hasta ahora no he visto casi nada. Hay que viajar muchos kilómetros al Este y el Oeste para poder bucear en condiciones parecidas sin salir de la Península. Las fuertes corrientes marinas que hay en el Estrecho y el estar en zona protegida por Parques Naturales favorece la abundancia de animales y plantas marinos. Es una gozada sentirte rodeado de biodiversidad!

De todos los cursos que había hecho antes (kitesurf, esquí, carnet de conducir, etc) este curso ha sido sin duda el más ameno, el más completo y el que mejor me ha hecho sentirme cómodo en el papel de iniciado.

Como dijo el precursor del submarinismo moderno, el mítico Jacques Cousteau "El mar, una vez entras en su hechizo, uno se envuelve en su magia para siempre!"


 

C/ Cruz Roja, 2. Tarifa 11380

Tel.: Llama a León Marino

Web León Marino