Diciembre 19, 2018

El Espectáculo Migratorio en el Estrecho de Gibraltar

By Begoña Martinez Escudier Diciembre 24, 2009 11546 0

Con la llegada del buen tiempo, Tarifa suele convertirse en un destino ideal para muchos turistas. Sin embargo, los viajeros más constantes que pasan por Tarifa dos veces al año, no son humanos y por ello suelen pasar desapercibidos por la gran mayoría de los residentes. “Llevo cerca de cuarenta años en Tarifa y nunca he visto cosa igual”, he llegado a oír decir por parte de algún tarifeño un día que,

por casualidad ha mirado al cielo y ha podido observar uno de los espectáculos más inolvidables que nos ofrece la naturaleza en la comarca de Tarifa, la migración.

Durante prácticamente la totalidad del año, podremos observar este fenómeno natural en el Estrecho. Resulta fascinante ver como millones de aves procedentes de otras tierras en busca del alimento que comienza a escasear y otras, buscando reproducirse en lugares con más recursos, llegan hasta nuestras costas y nos tiñen el cielo de puntos que van tomando formas con el batir de las alas. Los más observadores podrán apreciar, como muchas abandonan nuestras tierras por considerarlas faltas de recursos pero a su vez, van llegando otras que encuentran aquí un lugar de invernada.

La  mayoría de aves terrestres regresan a Europa en su migración prenupcial a mediados de febrero, con la llegada de milanos negros (Milvus migrans) y culebreras  (Circaetus gallicus), aunque las cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) comienzan el paso en noviembre, y finaliza a primeros de junio. El retorno al continente africano en la llamada migración post-nupcial, comienza la segunda quincena de julio con las primeras cigüeñas blancas sobrevolando el cielo en bandos numerosos, seguidas por los milanos negros y finaliza en octubre. Durante la migración post-nupcial el paso de aves es más concentrado, parece como si tuviesen prisa en marcharse de nuestras tierras, lo que hace más interesante el seguimiento migratorio. Es durante esta época cuando recomendamos esta visita obligada al Estrecho, ya que nos aseguramos ver muchas especies y podremos aprender de los ornitólogos expertos procedentes de todas partes del mundo que se encuentran en los observatorios.

Para apreciar este magnífico espectáculo, detallaremos varios recorridos que nos permitirán contemplar en lugares estratégicos la llegada masiva de las aves. Antes de comenzar las rutas, es importante que comprendamos por qué esos bandos tan numerosos de aves no pueden verse en otros lugares de España. Y es que, la privilegiada localización del Estrecho, conectando dos continentes (Europa y África) y dos masas de agua (océano Atlántico y mar Mediterráneo), es un lugar de paso obligado para aves terrestres, sobre todo las planeadoras (cigüeñas y rapaces), que utilizan las corrientes térmicas que se forman en la superficie de la tierra para sus desplazamientos y evitan el paso por el mar dónde éstas corrientes no se forman, para aves marinas sobre todo aquellas que crían o invernan en el Mediterráneo, ya que es la única conexión natural existente entre las dos masas de agua y también para aves más pequeñas (Paseriformes).

Nuestra ruta comienza a primera hora de la mañana visitando un enclave de gran importancia en Tarifa para aves marinas y limícolas (las que se alimentan del limo o barro que deja al descubierto la bajamar), el Paraje Natural Playa de Los Lances. Para llegar, debemos acceder a Tarifa en dirección al campo de fútbol. A la derecha veremos un aparcamiento próximo a la playa y una pasarela de madera, que indica el inicio del sendero que nos lleva a este Paraje. Comenzamos a andar y nos iremos adentrando en este humedal que además de ser un lugar de descanso durante la migración, es un lugar de cría y reproducción para la avifauna amenazada. Tras atravesar el puente que une las dos orillas del río Vega y dejar a la derecha un búnker, veremos al fondo un observatorio dónde nos sentaremos con sigilo para disfrutar de un lugar soñado por muchos ornitólogos, dónde la densidad de individuos y la variedad es tal, que podremos aprender en pocos días, lo que en otras partes del mundo requeriría toda una vida. Podremos ver al chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus) luchar contra los bañistas que molestan sus nidos al utilizar esta laguna como lugar de baño o práctica del kitesurf, a la cogujada común (Galerida cristata) muy fácil de distinguir por su llamativa cresta, al correlimos tridáctilo (Calidris alba) o algunas gaviotas. Debemos ser muy cuidadosos y respetuosos en este Paraje; y si vamos acompañados de un perro ha de ir atado. No debemos olvidar, que en el territorio de nuestras protagonistas, nosotros somos sus invitados.

Una vez terminado este interesante y hermoso recorrido, volveremos al punto de partida y tomaremos el coche para dirigirnos a la Carretera Nacional en dirección a Algeciras. Es el momento recomendado para ver los movimientos migratorios porque no es hasta varias horas después de la salida del sol cuando se forman las corrientes térmicas que utilizarán planeadoras para lanzarse con seguridad al continente africano. Podremos realizar varias paradas en diversos observatorios con el fin de poder ver el mayor número de aves. El primero en nuestro recorrido, situado en el kilómetro 85 en sentido Algeciras, es Tráfico. Desde aquí, podremos ver algunas de las cigüeñas negras (Ciconia nigra) en septiembre y milanos negros durante muchos meses del año. Si predomina el viento de Levante, recomendamos acudir al observatorio de Cazalla (km 87) para observar bandos de milanos y culebreras, mientras que si predomina el Poniente, iremos a Algarrobo (km 99.1) dónde a finales de agosto y con máximo en septiembre, el cielo se cubrirá de numerosos abejeros europeos (Pernis apivorus) que parecen elegir este tramo para lanzarse a la costa marroquí. Una advertencia: ambos están situados a mano izquierda, por lo que tendremos que cambiar el sentido más adelante, y nunca girar a la altura de la entrada de éstos. Para el caso de Cazalla, podremos girar en el Mirador del Estrecho, además de aprovechar para bajarnos del coche y contemplar la panorámica mejor situada de la comarca, no sin antes inmortalizar el lugar con una fotografía. Para acceder al observatorio de Algarrobo, cambiaremos el sentido en la primera rotonda que encontraremos al llegar a Algeciras. Si nos encontrásemos en el mes de julio, no debemos marcharnos sin pasar por el observatorio del Puerto de Facinas (N-340, km 67.5) en sentido Cádiz, dónde el paso de cigüeñas blancas llega a ser sorprendente.

Aquellos que visiten Tarifa en otoño, tendrán la posibilidad de contemplar el paso de aves marinas desde la segunda quincena de octubre y hasta noviembre. Para ello, acudiremos al observatorio de Guadalmesí, situado en el kilómetro 89.5 en dirección a Algeciras. En este caso, no es necesario el cambio de sentido porque la entrada se encuentra a mano derecha. Este período se corresponde con la salida en masa de la pardela cenicienta (Calonectris diomedea) hacia el Atlántico en busca de sus zonas de invernada y de la llegada de otras muchas especies que van a pasar el invierno en el Mediterráneo. Otro punto estratégico para observar aves marinas, es la Isla de Tarifa, punto más próximo a África, por lo que el estrechamiento del mar es mayor, y el paso de aves más cercano a la costa. El acceso a la Isla está prohibido sin permiso del Parque Natural del Estrecho, de modo que si queremos ser de los pocos privilegiados que observan la migración en la Isla, debemos formar parte de los equipos de seguimiento voluntario de la Fundación Migre’s. Será espectacular contemplar el cruce de un mar a otro de la pardela cenicienta, la pardela balear (Puffinus mauretanicus) de menor tamaño y más oscura que la anterior, las zambullidas desde gran altura para pescar del alcatraz atlántico (Morus bassanus), o el frailecillo atlántico (Fratercula arctica) con su peculiar pico colorido y sus aleteos rápidos y fuertes, además del charrán patinegro (Sterna sandvicensis) realizar picados para capturar presas en el agua.

Si tras la lectura de este artículo he podido motivar a que al menos una persona de cualquier parte del mundo decidida pasar sus próximas vacaciones en Tarifa para contemplar este fabuloso espectáculo, o que algún tarifeño valore y cuide este patrimonio natural único que poseen, estaré cumpliendo el objetivo que he querido transmitir para invitarles a que nos acompañen a todos los que disfrutamos aquí de este regalo de la naturaleza.

Vota
(0 votos)

Escribe un comentario

Asegúrate de escribir toda la información requerida, marcada con un asterisco (*). Código HTML no está permitido.