Excursiones Desde Tarifa

Tánger, Puerta A África

Excursión a Tánger desde TarifaPublireportaje, contenido patrocinado por FRS.

Desde la Península Ibérica, desde la orilla del Océano Atlántico, Tánger se dibuja como el perfil de la última ciudad ante la inmensidad del océano. Unos 18 millas náuticas de mar se abren entre el puerto de Tarifa y el de Tánger que se convierte en una interesante, cómoda y rápida travesía si el viento de levante no se manifiesta.

La bahía de Tánger está presidida por retazos de una modernidad traducida en la construcción de nuevos edificios, muchos de ellos hoteles cercanos a la playa que se elevan al cielo reflejando en sus acristaladas fachadas el intenso azul del mar.

En la ladera por la que la ciudad de Tánger se derrama, se adivinan a medida que nos aproximamos su esplendoroso puerto. El minarete de la mezquita de Mohamed V puja con el campanario de la Iglesia cristiana de San Francisco y cuya cercanía entre sí, nos indica el crisol de cultura que es Tánger, antes de desembarcar. También se distingue desde el barco de FRS, las murallas de la antigua ciudad, vestigio de un pasado portugués, así como la primitiva Kasbah desde cuya puerta del mismo nombre recomendamos iniciar la visita a la medina vieja.

Una vez allí visitar la medina, recorriendo para ello la moderna y principal Vía comercial, Mohamed V, que discurre paralela a la turística Mohamed VI, convertida en boulevard abierto a la playa municipal de Tánger y recorrida por restaurantes y discotecas anunciando la modernidad de la cosmopolita ciudad de más de 700.000 habitantes.

La avenida Louis Pasteur, converge en el mirador de Mohamed V o también llamado “de los perezosos” frente al famoso Café París. Es esta zona un lugar que nos abre dos posibilidades: O seguir hacia la zona moderna o adentrarnos a través del pequeño zoco hasta la medina.

De vuelta a la algarabía de la ciudad accede a la medina a través de la puerta de la Kasbah recorriendo la fortaleza y entrando por la parte alta de la medina desde donde está la posibilidad de asomarte al balcón del Estrecho.
Otra opción es recorrer unos 14 kilómetros hacia el suroeste y visitar, las “Cuevas de Hércules” que según reza la leyenda fue el lugar de descanso del héroe mitológico tras realizar sus 12 tareas. Ciertamente el lugar es de origen desconocido si bien se creen que son partes producto de la fuerza de la naturaleza, y en parte, fruto del trabajo de una civilización que aprovechó las grietas naturales para forjar allí su asentamiento.

Las luces de la ciudad se reflejan en un sereno mar, remanso de una bahía en la que la llamada al rezo del Mu’adhdhin resuena por encima de la ciudad y se entona un canto de despedida o mejor de un hasta la próxima mientras el Ferry abandona el puerto.

    

Basura