Deportes

El Barbero de Tarifa

Si estás en Tarifa y quieres cortarte el pelo, hay una barbería en la calle de Jerez que lleva funcionando más de cuarenta y ocho años. El dueño se llama Jose y trabaja con su sobrino, al que todos conocemos cariñosamente como Ulloita el surfer. Barbero no es una profesión popular hoy día. La corriente metrosexual ha arrinconado a las barberias de barrio en favor de peluquerias más modernas. Lo que pasa es que a Ulloita no le llama la atención las tendencias. Si así fuese, se habría aficionado al windsurf o al kite. Con diez años se escapaba a la zona de la playa de Los Lances conocida como el Balneario y se pasaba las horas mirando a los dos o tres locos que estaban en el agua, con sol o con lluvia, surfeando en pleno invierno.

 

Ahora Ulloita tiene 23 años y somos nosotros los que flipamos mirando como despliega su destreza sobre una tabla empujado por la pendiente de la ola.
Su primera tabla fue una tabla de windsurf recortada. Con eso y con un traje de submarinismo tres tallas más grande heredado de su prima empezó esta historia. A los quince años Ulloita se puso a trabajar y pudo ahorrar para comprarse una tabla de 10.000pts. Ulloita no es profesional porque ni Tarifa tiene suficientes olas como para poder entrenar regularmente, ni él tiene fondos suficientes como para financiar la carrera de un deportista profesional. Pero si alguna de estas dos condiciones cambiase seguro que el estaría ahí arriba con los grandes. Aún así, actualmente es el décimo de Cádiz y su mejor competición fue el open de España en Cantabria del 2005 donde de ciento y pico quedó en el puesto veintitrés. Ulloita agradece la ayuda que le han ofrecido gente como Rick Shapes, Mala Mujer y Alder que le proporcionan apoyo, material, ropa y ocasionalmente gastos de viaje.

Ulloita tiene siempre una sonrisa en la cara y el surf en las venas. Cuando surfea, en el tiempo que tu has cogido una ola, el ha cogido seis o siete, y esto no es exageración. El tio se mueve con una rapidez y una facilidad envidiable. Lo coge absolutamente todo, es capaz de surfear incluso la ola más diminuta, la que otros dejan pasar por no ver nada surfeable, y entonces va Ulloita y se saca de la manga tres trucos y medio.

Cuando empiezas a ver referencias de surf en el telediario y en revistas de moda femenina sabes que el surf está de moda. Hasta hace tan solo cinco años los que practiban este deporte en Tarifa podian contarse con los dedos de la mano. Hoy dia, en un dia bueno en el balneario puedes contar más de treinta, y eso teniendo en cuenta que los otros spots de la zona estarán igual de saturados. Lo que pasa es que la mayoría de esos que hay hoy día en el agua irán desapareciendo poco a poco y solo los auténticos se quedarán. No me cabe la menor duda, y a el tampoco, que en un día de invierno del 2040 aún podremos ver a Ulloita y a sus colegas sobre longboards en el balneario.

El deseo de Ulloita para Tarifa: una piscina de olas.