Cultura

Henry Reinke, Un Alemán En Tarifa

Henry ReinkeMe apasiona el arte, de todo tipo y cuanto más mejor; pero una de mis debilidades es el arte conceptual. Cuando estaba en la facultad estudiando bellas artes era consciente de lo impopular que era este estilo artístico, pero también era con el que yo más me identificaba. El arte conceptual tiene principalmente dos inconvenientes que le hacen provocar cierto rechazo entre el público. Por un lado es un estilo relativamente nuevo, y en el arte lo nuevo suele ser más difícil de interpretar, y por lo tanto de gustar. Por otro lado la belleza del arte conceptual está en la idea o mensaje que la obra expresa, no en la forma de la pieza. No es un arte fácil para el espectador que busca la belleza en la forma. El virtuosismo del artista está principalmente en su habilidad para trabajar con las ideas, no con las manos. A menudo suele enfadar a los no iniciados, que se echan las manos a la cabeza indignados gritando "¿Y esto es arte?!!". Encuentro muy interesante esta condición transgresora que forma parte de todo arte y artista conceptual.

Henry Reinke es nuestro artista conceptual en Tarifa. Un tipo intelectual, multidisciplinar y transgresor que nació en Berlín hace 60 años. No se toma a sí mismo muy enserio. Su trabajo tiene una fuerte carga de ironía y humor. Una de las características de su expresión artística está en reírse de si mismo. La parte transgresora de su personalidad debe venir de crecer en una ciudad rodeada de un muro que hacía muy difícil salir a pasear por la naturaleza o viajar a otros lugares. La parte intelectual seguramente sea por que Berlín, con muro o si muro, siempre ha sido una de las capitales culturales de Europa. La parte multidisciplinar tiene que ser por la combinación de los dos factores mencionados anteriormente, si vives en un sitio pequeño, aislado y bullicioso de cultura uno tiende a probarlo todo.

El interés de Henry por el arte le vino de joven. Tenía muchos amigos artistas, en los años 80 Henry alternaba la fotografía y el medio audiovisual con la escena musical, tocaba el bajo y la guitarra en un grupo de música punk alternativa. Cinco años después de la caída del muro Henry se muda a Tarifa con su pareja, Inga. Juntos cogen el Café Azul y lo gestionan hasta el 2004.
Hombre de muchas pasiones, lo suyo es llevar varios proyectos a la vez. En su casa me enseña su huerto que cuida con mucho mimo y que le ocupa muchas horas a la semana. Luego me lleva a su estudio, una nave de generosas dimensiones en Facinas y me enseña varios de los proyectos en los que está trabajando simultáneamente. Entre sus obras acabadas y almacenadas, imponentemente una enorme estructura de hierro forjado cuelga del techo, es lo primero que ven mis ojos. Me cuenta que con la ayuda de un globo aerostático utilizado para estudios meteorológicos que irá dentro de esta estructura y con la ayuda de un motor se llenará y vaciará de aire representando un enorme pulmón. Tengo ganas de verlo terminado y expuesto, seguro que será cautivador. Luego me enseña su otra pasión, la mecánica y las motos de época. Tiene una preciosa Indian del 38 encima de la mesa elevadora, y otra Indian en el suelo con un chasis fabricado por él. Si eso no fuera suficiente también hace muebles de hierro. No se de donde saca tiempo para todo.

El Cuestionario de Henry Reinke.
Una película: Ascensor Para El Cadalso, de Louis Malle.
Un libro: Coming Through Slaughter, de Michael Ondaatje.
Un músico: PJ Harvey.
Una serie: Dead Wood.
Un museo: Centro de Arte Contemporáneo de Málaga.
Un artista: Louise Bourgeois.
Un lugar: Salada Viciosa.
Un recuerdo: La naturaleza de USA.