Cultura

Peke Toyas, Coloreando Con Vidrio

Peke Toyas, Maestro VidrieroEs oficial, Tarifa ya tiene a su primer vidriero residente de toda su historia. Se llama Peke Toyas. Nació en Logroño en 1965 y recuerda que la primera vez que vio Tarifa se convenció de que algún día volvería, algo que es muy común entre los que no hemos nacido aquí.

Peke comienza sus estudios de vidrieras artísticas en León a los 17 años. Luego en Valencia y más tarde en Barcelona. Peke se viene a vivir a Tarifa hace poco más de un año, después de haber pasado tiempos difíciles en el ámbito personal y profesional. Aquí encuentra un lugar donde vuelve a sentirse bien trabajando y donde de nuevo empieza a sentir la tranquilidad que aporta el dulce sabor del éxito.

Su singular nombre hace justicia a su singular personalidad. Tiene la cabeza muy bien amueblada, con ideas ordenadas y bien ejecutadas. Transmite confianza y buen hacer. Durante nuestra agradable charla en el jardín de su casa-taller en Puerto Llano, Peke me ilustra sobre su profesión. Me cuenta que el vidrio es un material muy antiguo que ha sido trabajado por muchas culturas de todas partes del mundo, pero que las vidrieras policromadas es un medio de creación exclusivamente europea, que además, curiosamente, no formó parte de la moneda de cambio en el comercio entre Europa y el resto del mundo, y no fue adoptado por otras culturas al margen de la cultura cristiana.

En su forma, las vidrieras son composiciones de vidrios de colores que se ensamblan mediante varillas de plomo o de cobre. Ya eran usadas en los templos de la época románica, pero llega su apogeo con la arquitectura del siglo XIII. La innovación tecnológica de la arquitectura gótica provocó la construcción de edificios cada vez más altos y con ventanales cada vez más grandes. El uso de vidrieras se generalizó con el propósito de cubrir los ventanales cada vez más grandes de los edificios religiosos góticos. 

Para entender la importancia de las vidrieras en la causa religiosa y su impacto visual en los asistentes a los templos, Peke hace la ilustrativa comparativa entre los vidrieros del gótico y los encargados de los efectos especiales en las películas de cine.  El visitante común a las iglesias en la Edad Media era de entorno rural, acostumbrado a edificios pequeños  y oscuros de una sola planta. Estas personas al entrar en los templos y ver las representaciones bíblicas en las vidrieras, que estaban estratégicamente colocadas para aprovechar la luz del sol en su máximo potencial, y ver ese éxtasis de enormes concentraciones de luces e intensos colores retroiluminados, sucumbían fácilmente a la fe religiosa con el consecuente sacrificio de aportar económicamente lo poco que tenían. Los efectos especiales en el cine tienen el propósito de hacernos creer que algo es real cuando en realidad no lo es, añadiendo credibilidad a la historia que nos están contando. Las vidrieras en la época medieval cumplían un efecto parecido. "En el fondo, los vidrieros fuimos los creadores de los efectos especiales" me dice sonriendo.

A pesar de la fragilidad del material, las vidrieras es un medio de larguísima conservación. Al contrario que en la pintura, los colores que vemos en las vidrieras antiguas de las catedrales hoy, son de la misma intensidad que cuando se crearon. Además las vidrieras tienen un relativo bajo coste de mantenimiento, solamente hay que limpiarlas con agua y jabón. También es una disciplina que ha evolucionado muy poco desde su invención en el siglo XII. Solamente ha sufrido dos importantes innovaciones a lo largo de su historia, ambas a finales del siglo XIX. Una fue el uso del cobre en lugar del plomo para la unión de sus partes y otra su uso civil en la decoración doméstica.

Peke ha trabajado en todo tipo de vidrieras, desde la restauración de vidrieras antiguas en iglesias, hasta la producción de vidrieras para elementos decorativos en puertas o armarios, pero lo que mejor se le da a Peke, y donde a él más le gusta dedicar su tiempo es en crear vidrieras enteras para cubrir grandes ventanales o tragaluces de luz natural o artificial. Ha realizado trabajos así por toda la nación, desde bodegas y restaurantes en La Rioja a casas privadas en Córdoba o Madrid. Acaba de participar en Casa Decor 2016 en Madrid, la mayor exposición de decoración, diseño y arquitectura de interiores de Europa.

El Cuestionario de Peke Toyas.

Una película: Avatar, de James Cameron.

Un libro: El Disputado Voto Del Sr. Cayo, de Miguel Delibes.

Una vidriera: El Rosetón de la Catedral de León.

Un lugar: El Valle de San Vicente de la Sonsierra, en La Rioja.

Un maestro: José Ignacio Pertegaz.

Una canción: Chiquilla, de Seguridad Social.

Un recuerdo: Mi madre cuando me cantaba la nana de Las Mañanitas.

Un consejo: No te arrepientas nunca de lo que has hecho, pero sobre todo no te arrepientas nunca de no haber hecho lo que ibas a hacer.